lunes, 5 de diciembre de 2011

.:: Australia extendió su paternidad ::.


Los Wallabies se despertaron en el segundo tiempo y derrotaron a Gales por 24 a 18. Resultó clave esa ráfaga de tries, tres, en casi 20 minutos ya que calaron hondo en el Dragón. Por su parte, Shane Williams anotó una de las conquistas del anfitrión en su despedida del rugby internacional.

Como viene sucediendo en la última década, Australia volvió a mostrar sus credenciales en el Millennium de Cardiff y se despachó con una nueva victoria ante Gales por 24 a 18. Este fue el noveno éxito que acumulan los Wallabies ante su rival en los últimos diez años (se enfrentaron 12 veces).

El trámite del primer tiempo fue bastante equilibrado, con mucha defensa y a consecuencia de esto, pocas situaciones claras de try. Por eso, la vía del penal a los palos era la más factible como para abrir encamino. Entonces, Gales aprovechó dos oportunidades para ponerse en ventaja, aunque cuando el reloj marcaba los 40 O’Connor se encargó de descontar la diferencia (6-3).

Sin embargo en el complemento los Wallabies levantaron su producción para arroyar al Dragón y adueñarse de la mayoría de las acciones del partido. Y en casi 20 minutos una ráfaga lapidaria le dio a los australianos una ventaja indescontable, teniendo en cuanta lo que estaba sucediendo en la cancha.

Genia, Turner y luego Barnes fueron aterrizando en el in-goal de un Gales que tenía problemas defensivos y que en ataque no encontraba reacción. Luego sí, Australia reguló y su rival pudo meter un par de zarpazos para que la derrota no sea tan abultada. Primero apoyó Priestland y un rato mas tarde Shane Williams se dio el gusto de marcar en su partido despedida.

De esta manera, Australia cerró la temporada internacional de 2011 con el tercer puesto en el Mundial y con una dopieta de triunfos consecutivos en su gira por Europa.

No hay comentarios: