viernes, 22 de julio de 2011

Fecha URBA Top 14

Hindú – Champagnat: Ya está todo dicho. El equipo de Torcuato está definitivamente entre nosotros. Y la chapa de recontra candidato no le queda para nada grande. Viene de aplastar a San Luis y no baja de los 40 puntos por partido en sus recientes encuentros. A su pack de forwards, que no cambió de nombres ni mermó en rendimiento, le acopló la línea de backs más poderosa del torneo.
Con el ánimo por las nubes anda Champa, porque se clasificó por la ventana, y así y todo pudo quedarse con el clásico ante su rival de siempre. Conciente de sus limitaciones, no le sobra nada, pero deja la piel en cada compromiso y amaga con meterse en la conversación.
Abrumadora supremacía en el historial a favor de Hindú.

CASI – La Plata: Si por una parte de San Isidro andan pensando en no quedarse afuera de las instancias de definición, bueno, el primer paso fue más que en falso. San Martín le propinó una dura e inesperada paliza que debe hacerlo reaccionar cuanto antes.
A paso firme el subcampeón convence en su rendimiento y avanza con grandes producciones. Demostró que no se le achica a ningún rival y, cuando se sabe superior, no vacila y lo derrota sin contemplaciones.
Fresco antecedente, hace veinte días nomás. La Plata repitió lo de 2009 (23-12) y ganó por segunda vez consecutiva en la Catedral (esta vez, 23-20). CASI lo hizo en 2008 por 42-25.

Newman – SIC: La irregularidad del Bordó llama la atención. Acostumbrado a ser un equipo protagonista, y si bien está metido entre los 14 mejores, no le encuentra la vuelta a la presente temporada. Los resultados negativos son más que los positivos y busca levantar cabeza.

Porrazo se llevó el campeón en su casa. Atlético del Rosario lo maniató, le cortó el circuito de juego, lo arrinconó con los forwards y le tocó su punto débil. Llamado de atención para un conjunto que, sin duda, es número puesto para las definiciones. Eso sí, no habrá que confiarse.
En 2008, año en el que logró el subcampeonato, Newman se impuso en Benavídez por 23 a 19. SIC hizo lo propio en 2007, 28-8.

Belgrano – Olivos: Ni el más pesimista jugador del Marrón pensó en perder el derby con Alumni de la manera que se perdió (47-17). Por eso, borrón y cuenta nueva. Nada opaca su gran presente ni tampoco nadie lo baja de su candidatura a pelear bien arriba. Aunque está más que claro que será durísimo.
Se pinchó el equipo de Munro. Uno de sus principales problemas, un corto plantel, saltó a la luz y se complicó el buen andar del comienzo. Ya son seis las caídas al hilo y se quedó sin el sostén de su pareja de medios (Denevi oficializó su retiro y Viney se abocó temporalmente a sus estudios).
También reciente el último antecedente en Virrey del Pino. Por la fecha 12 de la fase de grupos, Belgrano lo dio vuelta sobre el final y ganó 37-30. Olivos no vence allí desde 2003 (13-10).

San Albano – Alumni: El team de Corimayo disfruta de un momento bárbaro, entreverado con los mejores, y con la ilusión de meter alguna que otra sorpresa. No empezó de la mejor manera, pero sabe que una de las claves para empezar a sumar será hacerse fuerte como local.
A todo trapo empezó el equipo de Tortuguitas. Luego de una primera fase irregular, recuperó a sus mejores nombres y rinde en plenitud. Entonadísimo tras llevarse el clásico con holgura, afronta una dura parada en la que intentará ratificar lo hecho hasta aquí.
Segundo encuentro en el

historial entre ambos a jugarse en el Sur. Por ahora, sólo triunfos del dueño de casa: 15-10 en 2005,

San Luis – Pucará: Preso de su inconsistencia, el cuadro Marista todavía no termina de despegar. Apenas ganó uno de sus recientes cinco partidos (a Buenos Aires) y suele desinflarse cuando enfrente tiene un rival superior. Busca levantar.

Despegó el Rojo. Por fin pudo plasmar en la cancha esa diferencia que suele hacer a veces con sus oponentes. El desafío será mantener una regularidad, sobre todo cuando le toque enfrentar a un rival de peso. Si lo logra, es candidato a un puesto de repechaje.
En 2008 se vieron las caras por última vez en La Cumbre: San Luis venció 18-12. También lo logró en 2004 (28-11) y 2005 (16-12).

Atlético del Rosario – San Martín: Por suerte para los rosarinos, la sanción que se les impuso de ceder la localía por dos fechas quedó en suspenso y seguirán en su reducto de Plaza Jewell, al menos, por un par de partidos más. Ahí suelen hacerse extremadamente fuertes. Animados por el resonante éxito frente al SIC, será vital seguir sumando.
Fuente: A Pleno Rugby

No hay comentarios: