martes, 1 de marzo de 2011

.:: El Partido de la Memoria ::.

A 3.700 metros de altura, 45 ex rugbiers rindieron tributo a los sobrevivientes y a las víctimas del accidente




Una experiencia única y emotiva, compartida hasta las lágrimas, imposible de olvidar. Un tributo, fortísimo y profundo, dedicado a la memoria de quienes quedaron ahí. El sentido respeto hacia los sobrevivientes, los que compartieron aquel legado de lealtad, coraje y fortaleza anímica y espiritual, más allá de todo límite, para sobreponerse a tamaña tragedia.

El primer partido de rugby en la Cordillera y a 3200 metros de altura se jugó el sábado 26 de febrero como homenaje a los sobrevivientes y a las víctimas de la tragedia de los Andes, el accidente de aviación que sufrió el 13 de octubre de 1972 un grupo de rugbiers uruguayos del club Old Christian’s de Montevideo. El evento lo organizó la Fundación Rugby Sin Fronteras con la participación de Gustavo Zerbino Stajano, médico de 58 años, uno de los 16 sobrevivientes y actual presidente de la Unión de Rugby del Uruguay.

“Vinimos a rendir un sentido homenaje a quienes nos legaron su ejemplo de solidaridad y trabajo en equipo y sobre todo amor a la vida con un inquebrantable espíritu de lucha”, comentó Juan Bautista Segonds, el presidente de la Fundación Rugby Sin Fronteras en su arenga a los dos equipos que jugaron un partido en una cancha con palos de rugby bien delimitada, aun en un terreno irregular y disputado con ganas y pasión.

La delegación, que incluyó a ex rugbiers argentinos y uruguayos, partió el viernes a caballo desde Las Termas de El Sosneado y tras atravesar la cuenca alta del río Atuel acampó a 3200 metros de altura en el paraje de Piedras Grandes. En la mañana del sábado, se disputó el partido en una cancha preparada especialmente (los postes se levantaron con caños de PVC) muy cerca del lugar en donde quedó parte del fuselaje del avión Fairchild bimotor FH-227 de la Fuerza Aérea Uruguaya. La travesía continuó hasta las faldas del Glaciar Valle de Las Lágrimas, donde se encuentran los otros restos del avión y la cruz que corona el altar levantado como homenaje. Allí se depositó la pelota del partido y una placa recordativa de la Fundación Rugby Sin Fronteras y se ofició un responso en memoria a las víctimas. Gustavo Zerbino dejó en el altar el “Premio al Espíritu del Rugby” que junto a su compañero Roberto Canessa había recibido en Londres de la International Rugby Board en 2002, al conmemorarse los 30 años del trágico accidente. Zerbino definió así el trascendental momento: “Les trajimos a la montaña el partido que juntos no pudimos jugar”.

Juan Bautista Segonds, ex segunda línea de Coronel Suárez y Pueyrredón, fue quien hizo el contacto con Zerbino hace 5 años y proyectó este partido. Compartieron la experiencia su hermano Wenceslao y Hernán Rouco Oliva, el ex entrenador del seleccionado Seven de Los Pumas, a quien acompañó su hijo Marcos, de 22 años, y medio scrum de Champagnat. También estuvieron otros ex jugadores como Hernán Gabriel Rojas, Fernando Vela, Ricardo Sorrón, Gerardo Carro, Sergio Calderón, Diego Bedouret, Darío Saucedo y Gerardo Merello.

Fuente: Clarin

WEBB ELLIS, PELOTA E INDUMENTARIA OFICIAL

No hay comentarios: