martes, 2 de marzo de 2010

.:: Camino a la gloria ::.



Franca superó 26-20 a Gales como visitante, mantuvo el puntaje ideal y se encamina a conseguir el Seis Naciones. En un partido que tuvo un tiempo para cada lado, el team de Marc Lievremont sacó la diferencia y supo aguantarlo cuando los Dragones intentaron la hazaña
No es que ya tenga la copa en la mano ni que puede festejar después de dos años en los que vio como Gales primero e Irlanda después (justamente sus últimas victimas), se alzaban con el trofeo de las Seis Naciones. Sin embargo, el camino al título para Francia parece haberse allanado y ahora es cuestión de mantener esta velocidad crucero hasta la meta. Porque a Les Blues le quedan dos partidos en casa, algo para nada despreciable.

Y el primero es ante Italia, rival que nunca pudo doblegar a los galos en los diez enfrentamientos que mantuvieron por esta competencia (todas derrotas, cinco de visitante). Por eso, si los resultados lo favorecen, hasta podría dar la vuelta sin tener que definir con Inglaterra en el Saint Denis.


Pero para que todas estas especulaciones tuvieran sustento, el equipo de Marc Lievremont hizo primero el trabajo sucio, se sacó de encima a Gales (26-20) en Cardiff, con un primer tiempo que rozó la perfección. El 20-0 del parcial lo explica por sí solo. Con una defensa que funcionó como un reloj suizo, presionando en bloque, y a partir de allí, siendo contundente en ataque, con los ojos bien abiertos y no perdonando cuando las oportunidades se presentaron en su favor. Así llegaron los tries de Alexis Palisson y François Trinh-Duc luego de dos intercepciones. Sumado a eso, tuvo a Morgan Parra infalible a los palos (máximo anotador del match con 13 tantos).


Gales, en tanto, parecía que estuviera jugando el mismo primer tiempo que ante Escocia. Sin vuelo propio, cargado de errores de manejo y de indisciplina (ocho penales en ese período). No obstante, los hinchas que llenaron el Millennium imaginaban una reacción como la que vieron ante el Cardo. Y no estaban tan equivocados… Porque todo cambió en el complemento, se invirtieron los roles, y fueron los Dragones quienes impusieron condiciones. Siendo mucho más agresivos en ataque, minimizando a cero las infracciones y obligando a que sea su oponente el que caiga en las reiterados penales (hizo nueve). Así alcanzó a ponerse a try convertido del empate, luego de dos penales de Stephen Jones -perfecto a los palos- y una conquista de Halfpenny. Para colmo, Parra se fue amonestado por acumulación de faltas y el olor a hazaña se instaló en el campo de juego. Francia no salía del letargo y la recuperación era posible. Quedaban diez minutos y cualquier cosa podía suceder

Pero dos faltas infantiles del team de Warren Gatland le dieron la chance a Les Blues de sentenciar el resultado. El picante Shane Williams apoyó casi en el descuento, pero sólo sirvió para su estadística personal (se convirtió en el tryman de la historia galesa, superando a Gareth Edwards). El tiempo estaba cumplido, Michalak evitó los problemas, la sacó de la cancha y encaminó el destino de su equipo hacia la gloria. Quedan dos finales, pero puede festejar antes.

Fuente: www.aplenorugby.com.ar

No hay comentarios: