miércoles, 9 de diciembre de 2009

.:: Delta Rugby ::.

Fue duro el año para Sanfer, aunque por lo hecho en la primera parte del año debió ser una temporada alegre. Sin embargo, los reiterados conflictos entre los jugadores y la comisión directiva decantaron un presente tumultuoso, lleno de broncas y discusiones entre sí, y una salida que no muchos esperaban: la creación de un nuevo club.

Claro, la gota que rebalsó el vaso fueron las suspensiones a cinco de los players del plantel superior (Ramiro Dobal, Nicolás Álamo, Nicolás Lovisolo, Mariano Dobal y Mariano Sanguinetti), quienes recibieron las sanciones por estar en desacuerdo con la designación de los entrenadores y las constantes peleas.

Era obvio que no se quedarían de brazos cruzados, y por eso, estos referentes del plantel decidieron tomar un camino diferente, abrirse y fundar su club. Delta Rugby Club es el nombre de la nueva institución que está en plena formación, buscando sus colores, su nueva cancha y dándole forma al sueño: Delta Rugby seré el club, que en 2010 comenzará a disputar los torneos de la URBA en el Grupo IV, y en calidad de invitado.

Casi todo el plantel superior decidió irse con ellos y darle vida a este sueño, el de formar un club a la idea y sentimientos de ellos mismos.

“Ya tenemos elegidos al capitán (Nicolás Álamo), entrenador (Gastón Boniface) y Presidente (Horacio Sanguinetti), estamos armando las dos divisiones que necesitamos para competir en juveniles, pero aún nos falta celebrar el acta de fundación y determinar los colores”, señalaron desde el seno de los jugadores.

Y agregaron: “Vamos a tener un plantel de Top 14 en el Grupo IV. Igualmente lo importante es que el club crezca, no importa donde estemos, queremos ir de a poco y ojala en 5 años estemos en Primera. El objetivo es subir lo más que se pueda, pero esto va más allá del resultado, eso se dará solo, lo principal es que estamos armando este sueño”.

Por ahora, los jugadores se están entrenando en el Sindicato Obrero de la Industria del Vestido y Afine (SOIVA), lugar ubicado en Punta Chica, y jugarán en las instalaciones que les prestará el Grupo Educativo Marín. El hecho de entrar como invitados no les permitirá participar por el ascenso en 2010, pero si al año siguiente.

“Queremos ser felices, administrar el club como queremos, no tener tantas trabas a la hora de organizar una fiesta o un tercer tiempo, y sentirnos libres y tranquilos en el club”, cerraron. Falta poco, pero ese anhelo va tomando color.

Por Juan Pablo Zenoni