jueves, 15 de octubre de 2009

.:: San Fernando despide a dos Historicos ::.

El sábado ante Alumni, Mariano Sanguinetti y Andrés Romagnoli se despidieron de la gente de Sanfer y del deporte que más aman. En una charla con Rugbytime nos cuentan cómo vivieron ese último partido con la tricolor
Con el sol comenzando a ponerse detrás de los edificios y con la mirada perdida en aquella cancha que lo vio jugar durante 19 años, Mariano Sanguinetti esperaba a Andrés Romagnoli que, envuelto en la bandera que le regalaron sus sobrinos, transitaba por última vez el camino al vestuario. Fueron los últimos en dejar en la cancha, como si no quisieran dar por finalizado tantos años ligados al rugby.

“No hay palabras para describir todo esto que está pasando, la verdad es impresionante. Jugar con el Pájaro, con todos mis amigos, con mis hermanos… vivir este deporte como sólo nosotros lo podemos vivir es único. El cariño de la gente, de los contrarios que vienen a saludarte, a felicitarte no tiene precio, es algo increíble”, contó emocionado el Gordo. “La verdad que fue muy emocionante. Te acordás de muchas cosas e intentas disfrutarlo lo máximo que puedas”, agregó el Pájaro.
La emoción comenzó desde temprano. Amigos, familiares y toda la gente del club armaron un camino que pronto se llenó de aplausos para recibir a dos de sus jugadores más emblemáticos de los últimos tiempos.

¿Qué les pareció la bienvenida que les hicieron? ¿Sabían algo?
Sanguinetti: La verdad es que no sabía nada, no me enteré de nada y me sorprendí mucho, incluso con las dos banderas que pusieron en el techo del quincho que, comentario aparte, le favoreció el color de pelo a Andrés (risas). Es buenísimo que la gente haga todo esto porque quiere decir que por un lado hiciste algo de las cosas bien.

¿Qué cosas van a extrañar?
Romagnoli: El sábado a las tres y media es un momento espectacular. El vestuario, el tratar de dar una palabra de aliento, disfrutar del juego, son cosas que se van a sentir. Aunque en realidad por ahora no voy a tomar dimensión, pero creo que en marzo de el año que viene me va a costar mucho.

S: A mí no sé si me va a costar, pero sí voy a extrañar ir a entrenar y las pretemporadas, que siempre las hice muy bien (risas). Voy a extrañar todo el folklore del rugby: el ir a entrenar, el estar, el vestuario sea donde sea que te toque ir... Compartir con los chicos todo, porque a los terceros tiempos voy a venir pero cuando sos jugador no es lo mismo. Yo ya siento ese vacío que tengo, que esta semana me estuvo carcomiendo un poco. Además, recibir cartas, mails y llamados de amigos que te saludan, la verdad es que está buenísimo.

¿Qué recuerdos van a quedar de su paso como jugadores de Sanfer?
R: Yo de chiquito lo veía al Gordo que es más viejo que yo. Lo venía a ver jugar en la primera y haber podido jugar al rugby con él es algo muy lindo. La verdad que lo disfrutamos mucho.

S: Le tuve que mostrar el camino para que pueda llegar al seleccionado de seven, date cuenta de eso y bueno, ahí pudo abrirse alas e irse a jugar a fuera.

Risas y bromas abundan entre los dos amigos que eligieron el mismo día para retirarse. Sanguinetti ya lo había adelantado a finales de 2008 en una entrevista con Rugbytime: “Termino el año que viene y es muy probable que ya no juegue más”, había anunciado el wing.

¿Cómo fue el momento de tomar la decisión de colgar los botines?
S: El año pasado dije que el 2009 era el último. Tuvimos la suerte de clasificar al Top 14 y creo que fue un condimento más interesante a esta decisión, pero yo ya sabía que ya estaba tomada. Desde principio de la temporada jugar con chicos de 20 años, hiper entrenados, se te complica mucho.

R: Yo estuve a punto de dejar a principio de año porque ya estaba saturado del año anterior. No hice una buena pretemporada y sabía que iba a ser un año muy duro para mí; pero bueno, las situaciones del club hicieron que prefiera estar dentro de la cancha ayudando a los chicos, por eso postergué mi retiro para fin de año así lo retiraba al Gordo también.

S: Decí la verdad, te daba vergüenza retirarte antes que yo, por eso lo postergaste.

Amigos desde hace años, compañeros de equipo, cómplices dentro del campo de juego... Mariano Sanguinetti y Andrés Romagnoli, dos grandes de San Fernando le dijeron adiós al deporte que durante tantos años (19 el Gordo y 13 el Pájaro) los vio dejar todo dentro de la cancha. ¿Habrá sido por eso que de repente el cielo derramó tantas gotas el sábado por la noche? Como haya sido, San Fernando ya está extrañando a dos de los personajes más queridos del club.


Fuente y Gentileza: www.rugbytime.com.ar
Nota: Romina Biribay
Foto: Romina Biribay

No hay comentarios: